Mira de otra manera

tess-MUkJRrKcmWg-unsplash.jpg

Prostitución

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la prostitución como toda "actividad en la que una persona intercambia servicios sexuales a cambio de dinero o cualquier otro bien" (OMS 1989).

España es el país europeo con mayor demanda de sexo pagado y el tercero a nivel mundial.

El impacto de las nuevas tecnologías, el desarrollo del cibersexo y de plataformas está posibilitando nuevos canales y formas de contacto, reduciendo la necesidad de acudir a los espacios tradicionales para el consumo de prostitución y aumentando la vulnerabilidad de las mujeres y la falta de protección. 

En Europa hay diferentes modelos de regulación de la prostitución. Hay países como Portugal e Italia en los que, al igual que en España, no está regulada.  En otros como Suecia, Noruega, Irlanda, Islandia o Francia está castigada. En países como Hungría y Letonia la prostitución es legal y está regulada, pero no los prostíbulos. Mientras que en América Latina tenemos el caso de Uruguay donde de uno de los pocos países donde está regulada.

La prostitución es común en muchos países de África, sobre todo en los subsaharianos. La práctica es impulsada en parte por la pobreza generalizada y esto conlleva al aumento del riesgo de contraer el SIDA. En el caso de Angola, es ilegal y prevalece desde la década de 1990, aumentando aún más al final de la guerra civil en 2001. 

En cuanto a Asia, según la ONU, “por cada 5 mujeres identificadas como objeto de prostitución, 100 quedan fuera de las estadísticas”. En Filipinas, está muy presente el problema de la explotación sexual de menores a través de internet

Trata

Por primera vez, en el año 2000 el Protocolo de Palermo: “Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños” recogió la primera definición sobre la trata de personas consensuada internacionalmente y que asienta el marco legal comúnmente aceptado.

 La trata de personas se define como la captación, el traslado, el transporte, la acogida o la recepción de una persona utilizando la violencia, amenazas, engaño, rapto, el abuso de poder o abuso de la situación de vulnerabilidad u otros elementos de coacción con el fin de someterla a explotación y lucrarse con su actividad

La trata de personas es una violación de derechos humanos (Artículo 3, Protocolo de Palermo) que se manifiesta en la actualidad como un grave problema de carácter internacional. La trata se desenvuelve en el contexto de los actuales movimientos migratorios. Es el tercer negocio ilícito más lucrativo tras el tráfico de drogas y de armas.

De acuerdo con los datos oficiales, el 80% de la trata mundial se realiza con fines de explotación sexual y de ese porcentaje, más del 90% de las víctimas con mujeres y niñas.

En el caso de América Latina no es solo un corredor para la trata, sino que además son países de origen, de tránsito y de destino, con trata de personas tanto interna como internacional. Europa Occidental y Central es la zona del mundo donde más víctimas hay procedentes de Asia Oriental y África Subsahariana.

No obstante, en esta parte de Europa la mayor parte de las víctimas de trata proceden del centro y Sudeste de Europa.

Las víctimas de la trata con fines de explotación sexual son controladas principalmente por tácticas de control psicológico. La mayoría de las víctimas son explotadas en algún momento durante su viaje, independientemente de si son traficadas a través de un punto de control fronterizo oficial o no.

 

Mujeres víctimas de trata suelen presentar problemas de salud, angustia, adicciones, trastornos afectivos, dolor psicosomático, trastornos de personalidad, trastornos disociativos.

info@fundacionserraschonthal.org

660 375 522

C/ Cartagena, 116  - 28002 Madrid

 

© 2019 Fundación Serra-Schönthal |  Aviso Legal  |   Política de Cookies  |   Política de Privacidad